Sí. Tatuarse duele. 

Esto no es lo que querías leer, ¿verdad?
.Sabemos que eres valiente y estás estás dispuesto/a a “sufrir” unas horas a cambio de un precioso emblema que te acompañará toda la vida. Así que estate atento a los consejos que, en Explorink, hemos seleccionado para tu primer tatuaje. 
No son la verdad absoluta, no tienes por qué seguir estos pasos, quizá ya los sabes… pero como fans incondicionales de la tinta, te hablamos desde nuestra propia experiencia y te decimos “¡ojalá alguien nos lo hubiera contado a nosotros!” 😉

.

No tengas prisa. 

.
Un tatuaje es algo que te acompañará durante toda tu vida, así que espera el momento oportuno
. Cuando creas que hay algo que sí merece la pena llevar contigo para siempre y así lo sientas de corazón, llegó la hora perfecta para pasar por un estudio 🙂 Tómatelo como quien espera que se alineen los astros para que la magia suceda; con ganas e ilusión. Así, conseguiremos que tu tatuaje sea el primero de muchos, y no un catástrofe que te haga odiarlos.

.

Elige el momento indicado.

El verano expone nuestros tatuajes al mundo. Probablemente, por este mismo motivo sea el momento en que sientas el antojo de tinta… pero es una mala idea. Tatuarse no es simplemente pincharse y ya está; implica un plazo de cicatrización, y toda una vida de mantenimiento. El agua de la piscina, la arena de la playa, las fiestas y, en especial el sol, son enemigos de los tatuajes; por lo que tatuarse en verano puede tener como consecuencia el destrozo de una magnífica obra de arte… en tu piel. Nuestro consejo: Tatúate en invierno para poder lucir como nadie en verano, y busca a alguien casi tan sexy como tú que te unte en protector solar para proteger tu tinta 😀

Fuente: http://www.lasmilvidas.com/2015/11/tu-asesor-fiscal-lleva-tatuajes.html

.

Elige el lugar indicado. 

No le pidas peras al olmo. Si quieres un retrato de tu abuela, no vayas a un estudio donde se especializan en estilo japonés. El artista no disfrutará al 100% del trabajo y, probablemente, se verá reflejado en el resultado. Sabemos que el estudio que te queda a la vuelta de la esquina no está mal pero, para algo de tanto valor, es mejor encontrar un artista que te transmita confianza, seguridad, y se especialice en el tipo de tatuaje que deseas. De hecho, creamos nuestro buscador de estudios para que puedas encontrar el mejor artista para tu próximo tatuaje, lo más cerca de ti, y sin complicación alguna 🙂

.

Empieza poco a poco.

Si nunca te has tatuado, no sabes cómo va a reaccionar tu cuerpo ante los pinchazos y la tinta. La piel de cada uno es diferente, así como nuestra tolerancia al dolor. Antes de dar paso a piezas grandes, prueba tus límites con diseños pequeños en zonas poco expuestas. Te aseguramos que, siguiendo este paso, ganarás confianza y seguridad para acabar con los brazos de tumblr que tanto te gustan.

.

.

No seas un conejillo de indias.

Conseguir una máquina de tatuar es fácil. Probablemente, tengas algún amigo que tatúa en su propia casa. No te dejes seducir por la confianza en tu colega, su arte como dibujante independiente  y el “precio amigo” con el que te lo hará. Cuando vas a un estudio, te aseguras que todos los materiales están esterilizados, y tienes a tu disposición profesionales que te aclararán todas las dudas que tengas acerca del tatuaje, indicándote los cuidados y mantenimiento de tu pieza. Si tuvieras algún problema posterior (alergias, infecciones, diseño no fijado…), dispondrás de un sitio donde reclamar y una persona responsable. Vale la pena pagar más cuando inviertes en seguridad para tu propio cuerpo. 

.

Es tu tatuaje, y lo será para siempre.

Quizá este punto parece el más lógico, pero de verdad, es el más importante. Cuando éramos pequeños (aquellos maravillosos 90’s 😛 ), se pusieron de moda los tatuajes tribales, las estrellas, las telarañas en los codos, las rosas y las hadas. Y nos encantaba, ¿recuerdas? Pero ahora nos resultan totalmente indiferentes.

No olvides que un tatuaje es una responsabilidad; no una camiseta o un piercing que te quitas y pones cuando quieras. Ten muy claro lo que quieres; van a ser muchos los cambios que experimentaremos a lo largo de la vida, y queremos que nuestro tatuaje sea un orgullo; no el mayor de nuestros errores. Solo necesitas estar seguro y saber qué quieres. “Me tatuaré un helado porqué me gustan los helados”. Pues… ¡genial! Me tatuaré un dragón japonés porqué representa mi ira interior y mi amor por lo exótico.” ¡Fenomenal! Tu tatuaje, al fin y al cabo, es tuyo. No le gustará a todos, y eso lo sabes. Pero está en tu cuerpo, y esto es lo único que te importa; que lo mires, y te saque una sonrisa a ti. 🙂

Cómo fue tu primera experiencia con un tatuaje? ¿Con qué puntos te identificas?
¡Queremos saberlo! Cuéntanoslo en la sección de comentarios…
Y ya sabes,  ¡tatúate y sé feliz!

Deja una Respuesta